0 C
Buenos Aires
20 noviembre, 2019
Cultura

Berni camuflado en los prostíbulos

En diagonal a una de las entradas de la Reserva Ecológica, después de pasar por la fuente de las Nereidas y en dirección a la Ciudad Deportiva, se encuentra el Museo de Calcos y Escultura comparada Ernesto de la Cárcova. Allí está el calco del David de Miguel Angel, que por sus magníficas dimensiones deja ver sus piernas y sus nalgas a través de la puerta sin necesidad de entrar. Recién adentro y levantando la mirada se completa la imagen de esa escultura imponente y una de las más conocidas y renombradas de la historia del arte. Es en ese lugar, en otra de las salas del museo, donde se exhibe desde este sábado y hasta fines de julio la muestra Berni, Ramona y otras mujeres que propone un recorrido por la obra del artista, ajustada a la temática de la mujer y desde diversos abordajes formales y temáticos; siempre con la impronta del compromiso social de denuncia que caracterizó casi toda su obra.

Desmenuzando el nombre de la muestra, empezamos por Berni, que regresa a la Argentina en 1931 y pone de manifiesto su interés por contar con sus obras lo que se ve y no se ve, o no se quiere ver, o no se quiere mostrar, concibiendo el arte como testimonio y como acción.

En 1932, acompaña con su cámara Leica a Rodolfo Puiggros en su investigación sobre los prostíbulos rosarinos del barrio Pichincha y realiza una serie de fotografías en varios de ellos.

Fotógrafo. Antonio Berni, con su cámara.

Berni sacaba fotos en los prostíbulos para crear sus figuras femeninas.

Con la cámara escondida documenta la realidad que se vivía en esos sitios, logrando captar imágenes que sirvieron a la investigación luego publicada por Puiggros en Rosario Gráfico con el título “En la atmosfera infecta del burdel extingue su voluntad la juventud”. Así como Berni escondió su cámara, Puiggros lo hizo con su identidad, con el seudónimo de Facundo, para poder escribir abiertamente su parecer, en contra de la hipocresía o doble moral.

Berni, debía disimular la presencia de su cámara, muchas veces ocultándola por debajo de la mesa o camuflándola sobre ella, lo que lo llevó a la concreción de fotografías con encuadres, puntos de vistas y fuera de foco que les otorgan un carácter que lo alejan de lo meramente documental. Este material fotográfico, sin duda, constituye un antecedente en el desarrollo del mundo Ramona Montiel y sirve, en el año 1980, como disparador concreto para la realización de una serie de dibujos en los que retomaba el mundo de los burdeles” describe Cecilia Rabossi, curadora de la muestra.

Mujeres. Obra de Antonio Berni.

Mujeres. Obra de Antonio Berni.

En la nota periodística publicada en 1932 aparecen solo dos fotografías, pero en la muestra pueden verse 18 tomas de esa producción fotográfica, en las que las mujeres llevan ropas ligeras y los varones saco y sombrero puestos, conversan, alguna está sentada sobre las piernas de uno, y otra, sin saberse observada, escribe quizás una carta, alguna sonríe a la cámara que quizás vio, o sólo le sonríe al fotógrafo y éste aprovecha…Todas hechas secretamente a la clara luz del día.

Por el paso del tiempo y el deterioro del material original las fotografias debieron ser restauradas y retocadas; en alguno de los casos se dejó que se vea la imagen inconclusa. La serie está presentada en un tamaño mediano y las fotos dispuestas una al lado y arriba y abajo como formando un damero. Quizás para darle la idea de conjunto. Quizás por el espacio reducido. Probablemente lucirían mejor con más espacio entre una y otra, y con marco y vidrio tendrían acabadamente el sentido de fotografía documental y artística.

Seguimos con Ramona, de la que se pueden ver xilcollages, y un video sobre las ambientaciones La caverna de Ramona en la galería Rubbers (1967), El mundo anímico de Ramona en el teatro Opera (1970) y El mundo de Ramona en Expo show (1970) realizadas por el artista. Este material es acompañado por el afiche original de La caverna de Ramona. Recorriendo este sector de la muestra, la curadora refiere la gran inquietud que sentía Berni por explorar constantemente nuevas formas y posibilidades de expresar y contar. Así es que hay registro de el artista investigando las posibilidades que podían darle las primeras computadoras, por ejemplo, algo a lo que otros artistas más jóvenes como Pablo Suarez no se le atrevían por entonces.

Queda en anécdota por el momento, porque la curadora continua investigando y buscando material y fuentes, una intervención que Berni hizo en el baño de La Botica del Angel: los presentes aquel día hacian cola para ir al baño y adentro se encontraban con frascos con muñecos adentro, en alusión quizás al aborto.

Con Ramona cuenta la vida de una mujer en la ciudad, una mujer pobre, que puede ser trabajadora o prostituta, que se aguanta pero que también lucha, que tiene sueños no realizados y otros un poco sí. Lo que también tiene Ramona es que seduce con esas tramas que logra maravillosamente Berni en sus vestimentas o su desnudez.

Cuando Berni sacaba fotos en los prostíbulos. Obra de Antonio Berni. investigacion Cuando Berni sacaba fotos en los prostibulos para crear sus figuras femeninas el pintor recorrio burdeles en los años 30

A los besos. En la obra de Antonio Berni.

Las otras mujeres están en la presentación de la serie Obsesión de la belleza de 1976, son doce serigrafías de las que se presenta el original de una de ellas acompañado de un video donde se puede ver el trabajo de investigación y recopilación del material con el que luego llevó a cabo su trabajo. Esas mujeres Berni las representa voluptuosas y un poco poseídas, de manera irónica, bastante cómica y con una buena carga erótica, también. Se detiene en la coerción ejercida por los modelos hegemónicos de belleza femenina a través de la publicidad.

También las otras mujeres están representadas en xilocollages que bien pueden ser sueños extendidos de Ramona, de sentimentos, de desencuentros, de lo perdido y lo añorado.

El disfrute de la lectura y un baño placentero aparecen, gracias, como un derecho ganado.

Dónde: Museo de la Cárcova. Av. España 1701 (esquina Elvira Rawson de Dellepiane ), Costanera Sur.

Cuándo: hasta el 29 de julio, de martes a domingos de 10 a 18.

Gratis. Bono contribución (opcional): $30

Sitio web: museodelacarcova.una.edu.ar

Nota Original

Related posts

Teatro Quirón: una opción artística para el sur de Boedo

Periodico Nuevo Ciclo

TEATRO / ÁLVARO YUNQUE

Periodico Nuevo Ciclo

Cine Teatro Urquiza: Salvataje para un ícono de Parque Patricios

Periodico Nuevo Ciclo