0 C
Buenos Aires
20 enero, 2020
Salud

Durante el sueño se puede bajar de peso

Se sabe que muchas personas comen aún más de lo recomendado y no engordan, como así también existen personas que por más dietas que hagan, les cuesta mucho bajar de peso.

Alrededor de 75% de la energía que consume el organismo tiene que ver con procesos biológicos e inconscientes, que nada tienen que ver con la actividad física. Esto quiere decir que los procesos que realiza el organismo automáticamente, consumen energía.

La Doctora Melanie Kandrachoff (MP 39812/7), jefa de internado de Clínica Diquecito  señaló que “Lo primero que tenemos que decir es que existen particularidades propias de cada persona, que tienen que ver con su metabolismo, el cual es diferente de un individuo a otro. Sin embargo, también existe un ‘arma secreta’ que absolutamente todos tenemos y que, al margen del metabolismo, marca una gran diferencia entre los que logran y no logran mantenerse en forma: la masa muscular”.

“Como punto de partida, debe saberse que todos los seres humanos generan a lo largo del día dos tipos de consumos de energía” agregó.

En principio el consumo de energía que se relaciona con el uso activo del cuerpo, el que se produce luego de realizar movimiento (actividad física, deportes) y de las actividades diarias. Si pensamos en una persona sedentaria, por ejemplo, esta no tendrá el mismo consumo de energía que alguien que practica actividad física.

Y por otro lado existe el consumo “inconsciente”. Es el que se produce durante todo el día a partir de nuestro organismo, y que sirve, ni más ni menos, para que nuestras funciones vitales sigan en activas. Por eso se lo llama consumo inconsciente, porque  “No somos conscientes de este consumo de energía porque no obedece a las acciones que hagamos o dejemos de hacer”, detalló la doctora.

“Este último proceso inconsciente de funcionamiento permanente de nuestro organismo, llamado metabolismo basal, es el que se encarga de que nuestra respiración se mantenga activa, nuestro corazón lata y que nuestros órganos en general cumplan sus funciones. Lo importante es que estos procesos consumen un gran porcentaje de la energía que ingerimos a través de los alimentos, y la restante puede, o bien almacenarse en forma de tejido graso (y llevarnos al sobrepeso), o bien consumirse a través de una vida activa” advierte Kandrachoff.

Los procesos internos de los órganos que generan más consumo de energía son: el cerebro, el hígado, los músculos y el que produce la digestión.

Esto significa que los procesos “inconscientes” demandan un 75% de nuestra energía. Por lo tanto, el restante 25% corresponde a las actividades físicas que se realicen.

 

Related posts

Esta es la mejor herramienta para prevenir la gripe

Adiós a la gripe: 3 licuados para subir las defensas

6 factores que hacen imposible bajar de peso en dieta