0 C
Buenos Aires
23 agosto, 2019
Interes General

Juicio oral por propagar VIH y Hepatitis C

Luego de 40 años comenzó el juicio oral a los médicos Pedro Raúl Pérez, Miguel Tezanos Pinto y el abogado Eduardo Viedma, todos ex directivos de la Fundación Argentina de la Hemofilia, acusados de propagar entre sus pacientes el VIH y la hepatitis C.

La acusación surge a partir de descubrir que le aplicaron a los pacientes concentrados de coagulación sin los controles estrictamente necesarios. Los acusados podrían recibir una condena de hasta 15 años.

En el año 2016 tres pacientes afectados hicieron el pedido de reabrir la causa contra los tres ex directivos de la Fundación, y según la denuncia, el paciente Pedro Benigno Gutiérrez comenzó un tratamiento en el que necesitaba transfusiones de sangre, momento en el que contrajo VIH en 1985 y Hepatitis C en 1992. Situaciones muy parecidas le ocurrieron a cientos de pacientes, algunos de ellos ya fallecidos.

«Ante el conocimiento de hechos gravísimos y enterado de la muerte de ochocientos hemofílicos, entre los cuales conocí personalmente a casi todos, ya no me queda duda de que lo que hicieron con nosotros fue un genocidio o una matanza generalizada», dijo Pedro Gutiérrez en la primera audiencia.

“Las personas con hemofilia carecen del factor VIII (que interviene en la coagulación de la sangre) y lo necesitan ante cualquier circunstancia, como sacarse una muela”, sostuvo el Dr. Pedro Cahn, director científico de Fundación Huésped. El médico agregó además, que es necesario tomarle sangre a varios donantes y concentrarlo, y de esa manera se consigue el “factor VIII”

Para obtener factor VIII, agregó el médico, es necesario tomar sangre de varios donantes y concentrarlo.

La fiscal Mángano opinó que hubo una “clara imprudencia de los acusados que permitieron la aplicación de los concentrados a sabiendas de que no eran confiables”

“(Un mayor control) hubiera permitido velar por el derecho a la salud de las 208 víctimas totales, que no solo adquirieron esas graves enfermedades, sino que también, ante la ausencia de una correcta notificación, las propagaron a sus esposas, parejas e hijos”, agregó la fiscal del caso.

El Dr. Cahn, de la Fundación Huésped,  a su vez, dijo que los controles que se realizaban en esa época (mediados de los años 80) “no debían ser muy minuciosos” y, agregó, “el nivel de alerta era mucho más bajo de lo que es ahora”. “Quiero llevar tranquilidad a las personas que necesitan factores concentrados. Este no es un problema actual, hoy la sangre se controla adecuadamente. Que nadie deje de donar ni de recibir porque esto está controlado hace mucho tiempo”, agregó el titular de Fundación Huésped.

Related posts

Instalaron una nueva baldosa por la memoria en la avenida Boedo

Periodico Nuevo Ciclo

Asumió el nuevo Ministro de Hacienda Hernán Lacunza.

Periodico Nuevo Ciclo

La Comuna de Boedo y Almagro, tercera en denuncias por discriminación

Periodico Nuevo Ciclo