0 C
Buenos Aires
25 octubre, 2021
Sin categoría

En las calles porteñas los repartidores son moneda corriente

Los repartidores a domicilio son casi 60.000, y en plena cuarentena se encuentran circulando por las calles porteñas, llevando pedidos de todo tipo.

Juan Manuel Ottaviano, es abogado laboralista y asesor de la Asociación de Personal de Plataformas, primer sindicato de su tipo en la región, dijo en diálogo con la Agencia Télam: «Los trabajadores no quieren ser héroes ni heroínas, lo que esperan de los usuarios es respeto y una buena propina«.

Estos 60 mil repartidores salen diariamente a la calle, para llevar los pedidos que se hacen a través de las plataformas de pedidos a domicilio y los servicios de mensajería. En plena cuarentena decretada por el gobierno nacional, a partir de la pandemia del coronavirus, cobraron gran protagonismo.

«Los trabajadores de plataformas de envío están en una situación de riesgo, porque no tienen otra opción más que salir a trabajar. Si no trabajan, no cobran. No tienen licencias, ni ART, ni ingreso fijo. Esto se debe a que las plataformas no los reconocen como trabajadores» expresó Ottaviano.

Desde la Asociación de Personal de Plataformas se estima que entre 40 mil y 60 mil personas actualmente trabajan bajo esta modalidad aunque «no es posible dar una cifra fiable porque no están registrados».

Un trabajador independiente de la ciudad de Buenos Aires, Franco, que hace mensajería con su moto, indicó a Télam que «El trabajo subió porque los locales cerraron, entonces todos los materiales que esos negocios producen y los clientes no pueden retirar ahora se envían a domicilio«.

Sebastián Castro, trabaja para una casa de comidas muy conocida, y se dedica a entregar pedidos a domicilio, dijo que «los pedidos se duplicaron y en ocasiones se triplicaron desde que comenzó el aislamiento, aunque en muchos sectores los asaltantes aprovechan esa situación«.

Por otro lado, manifestó que si bien sus ingresos no son altos,  ya que no tienen sueldo y solo cobran una comisión por cada viaje, además de la propina que pueden recibir de los clientes, Castro no se queja ya que «al menos tenemos trabajo’.

En este mismo sentido, otro de los trabajadores de este tipo de aplicaciones, dijo a Télam que en las dos primeras semanas de cuarentena obligatoria, decretada por el Presidente Alberto Fernández,  «las ventas aumentaron y las ganancias también, en un promedio del 30 por ciento», pero «después comenzaron a bajar los pedidos y hoy lo que ganamos es poco y no alcanza porque a largo plazo se encarece comprar comida afuera».

Related posts

NO SOLO, BOEDO TUVO GRANDES POETAS, TAMBIEN TUVO GRANDES DOCTORES DE AQUELLOS QUE SE PONIAN EN LOS ZAPATOS DE SUS PACIENTES.

Admin

Denuncian robos y aumento de la inseguridad en Boedo

Admin

Detuvieron a dos falsos dentistas que atendían en el barrio de Liniers

Admin