26 septiembre, 2022
  • Inicio
  • Interes General
  • Relevan edificios históricos que serían demolidos con el nuevo Código Urbanístico
Interes General

Relevan edificios históricos que serían demolidos con el nuevo Código Urbanístico

La Comisión de Patrimonio del Consejo Consultivo Comunal 5 (Almagro y Boedo) hace un estudio sobre los inmuebles antiguos que corren riesgo de ser derribados para hacer nuevos desarrollos inmobiliarios.

El Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires trabaja desde 2016 en un nuevo Código Urbanístico para diseñar la traza de manzanas, alturas y permisos en las próximas décadas. Luego de un extenso debate y críticas de entidades patrimonialistas, se aprobó la primera lectura de este proyecto. La audiencia pública se hará el 31 de octubre en el palacio legislativo de Perú 160. Mientras tanto, la Comisión de Patrimonio del Consejo Consultivo Comunal 5 (Almagro y Boedo) relevó los inmuebles de valor patrimonial e histórico que corren riesgo de ser demolidos para hacer nuevos desarrollos inmobiliarios.

Los vecinos basan sus argumentos en que el nuevo Código modifica las alturas y en muchas parcelas donde están estos edificios históricos se aumenta la cantidad de metros cuadrados a construir. Esto elevaría el precio de la tierra y habría más presión para hacer nuevos edificios de altura, sin importar la relevancia de las construcciones antiguas. Al cierre de esta edición, esta es la lista que divulgó el grupo de vecinos participativos:

Sánchez de Loria 919: “Hoy protegido, después de la ley se podrá demoler. Casa patrimonial singular y muy bien conservada, de más de 100 años. Situada en una zona donde aumentaría la cantidad de metros cuadrados construibles. Sin protección, podemos predecir su destino: demolición”.

Bulnes 439: “Hoy protegido, después de la ley se podrá demoler. Frente a la Plaza Almagro, esta casa se encuentra en perfecto estado y es una de las pocas (2 o 3) que constituyen nuestro patrimonio histórico-cultural en este sector. Con mayor preocupación aún, vemos que en esta zona, donde hoy ya se pueden construir edificios de 7 pisos, se podrán construir 12 pisos. El modelo de Larreta: densificar el área más densamente poblada del barrio y de la ciudad, y de paso, cargarse todo el patrimonio que encuentre.

José Mármol 501: “Hoy protegido, después de la ley se podrá demoler o modificar. Casa en perfectas condiciones, de alto valor patrimonial y urbanístico al situarse en una esquina y conformando un conjunto con inmuebles similares. Un valor de nuestro paisaje cultural que se puede perder a partir tanto de su desprotección como del cambio de zonificación, que permitirá que en lugar de los 3 actuales, en esta zona de Almagro sur se puedan construir edificios en altura”.

Pasaje Avalle 2209: “Hoy protegido, después de la ley se podrá demoler o modificar. Si hay algo patrimonial en la Ciudad, son las pocas subusinas de la Compañía Italo Argentina de Electricidad (CIAE), construidas bajo el mismo estilo que la usina principal (hoy Usina del Arte). Este proyecto les quita protección, por si alguna de nuestras compañías eléctricas quiere «aggionar» un poco la fachada”.

Virrey Liniers 1485/1487: “Hoy protegido, después de la ley se podrá demoler. Casas «gemelas», donde en algún momento se subdividió la propiedad. Como estas, quedan poquísimas en Buenos Aires en tan buen estado de conservación, y menos aún en el barrio de Boedo. Zona casi exclusivamente de casas bajas, el nuevo código propone construir hasta 8 pisos, llevándose puesta la calidad de vida de un barrio entero”.

Venezuela 3518: “Hoy protegido, después de la ley se podrá demoler. Esta casa en perfecto estado de conservación y típica de nuestra arquitectura, forma parte de un conjunto similar no muy común en nuestra Comuna. A esto se suma que en esta cuadra aumentaría la edificabilidad: hoy pueden construirse 3 pisos, con la nueva ley podrían construirse 8 pisos. Más presión para que la vendan y la tiren abajo. La casa de al lado ya se vendió (¿estarán especulando con el cambio de Código?)”.

Yatay 422: “Hoy protegido, después de la ley se podrá demoler o modificar. Casas como esta, con detalles singulares, abundaban en Buenos Aires. Podrán hacer lo que quieran con ella”.

Mario Bravo 234: “Hoy protegido, después de la ley se podrá demoler o modificar. Típica escuela porteña de principios de siglo XX. Podrán modificarla a su antojo”.

Durante el Consejo Consultivo Comunal 5 de septiembre, una reunión mensual de vecinos participativos, la Comisión brindó un resumen del nuevo Código: “Contradice sus objetivos porque es un modelo de construcción regulado y guiado por el mercado, concentra la construcción en los barrios más densos (como Almagro o Balvanera) y no resuelve problemas de infraestructura (como luz, agua, cloacas, vacantes escolares, atención hospitalaria pública)”.

El Gobierno porteño por su parte defiende que haya un nuevo Código para las siguientes décadas: “Es transformador, donde buscamos una ciudad más equilibrada, integrada, que brinde las mismas oportunidades tanto al norte como al sur de la Ciudad, que cuide nuestro patrimonio histórico, que promueva una Ciudad más sustentable, y que se adapte a la realidad actual (mixtura de uso)”.

Según fuentes oficiales, entre otros aspectos, se “establecen alturas máximas de construcción, para respetar la identidad de cada barrio que darán mayor previsibilidad, y el vecino podrá conocer cuáles son las alturas permitidas para la construcción en su manzana”.

También se “ordena la estética de las cuadras, para propiciar un espacio público más amigable. Por ejemplo, ya no se permitirán construcciones retiradas de la línea municipal, que generan distancia entre el peatón y las edificaciones”.

Se “promueve una ciudad policéntrica, lo que atraerá comercios y servicios a los barrios. De esta manera se evitará que determinadas áreas concentren únicamente actividades específicas, permitiendo que el vecino pueda satisfacer sus necesidades o intereses sin salir de su barrio”.

También se “plantea un desarrollo urbano consciente a partir de la identificación y creación de unidades sustentables, que se desarrollarán entre avenidas o calles transitadas. Se redirigirá la circulación vehicular hacia las avenidas, se priorizará la movilidad peatonal y la creación de nuevos espacios verdes”. Por último, se “revaloriza las zonas subdesarrolladas. Esto propiciará una mayor integración social dentro de determinadas zonas de la Ciudad”.

Juan Castro

Related posts

CABA: ¿Cuáles son las actividades que reabren este lunes?

PNC

Instalaron una nueva baldosa por la memoria en la avenida Boedo

PNC

EL AMOR TIENE RAZONES QUE EL CORAZON DESCONOCE…

PNC