0 C
Buenos Aires
5 abril, 2020
  • Inicio
  • Sociedad
  • Vecinos piden el cese de actividades del Centro de Reciclaje de Villa Soldati
Sociedad

Vecinos piden el cese de actividades del Centro de Reciclaje de Villa Soldati

Los vecinos y vecinas del barrio porteño de Villa Soldati denunciaron situaciones complicadas de salud a largo por las que tienen que atravesar

Esto es por el Centro de Reciclaje de Villa Soldati que se inauguró en el año 2013, que en un principio funcionó como planta de áridos (residuos de la construcción).

Con el tiempo se fue ampliando su capacidad, y en la actualidad ya son tres plantas: poda, orgánicos y plásticos PET. Eso permite que se procesen hasta 2.500 toneladas diarias de residuos, lo que equivale a unas 600.000 por año. Las denuncias de los vecinos del barrio tienen que ver con el daño en la salud que les produciría el Centro, además de la problemática ambiental que genera.

La semana pasada, vecinos y vecinos se reunieron para juntan firmas para una nota colectiva que señala: “Desde el año 2013 funciona en nuestro barrio una planta de tratamiento de áridos. La misma está ubicada en el cuadrante de las calles Ana María Janner, Av. Varela, José M. Chilavert, y la traza imaginaria de la calle Castañón. En su labor procesa 2400 toneladas diarias de restos de obras en construcción que dispersan partículas en el aire excediendo ampliamente los máximos permitidos para zonas como las nuestras”.

Y continúa: “Además, el transito no controlado de vehículos pesados, ruidos, vibraciones, barro en los alrededores son parte del impacto ambiental negativo generado por la actividad del predio. Somos muchos y muchas les que nos vemos afectados por el predio, escuelas primarias, jardines de infantes, clubes deportivos, trabajadores, vecinos y vecinas de las inmediaciones. Principalmente nuestro derecho a la salud y a un ambiente sano están siendo vulnerados, y el Gobierno de la Ciudad, en cabeza de Mauricio Macri en sus inicios, y de Rodríguez Larreta desde 2015 antepone los negocios y los beneficios para las empresas que lo explotan en prejuicio del pueblo”.

“El prejuicio provocado se pone de manifiesto en la población bajo la forma de enfermedades respiratorias, sequedad de tejidos húmedos, irritación, jaquecas, ataques de asma tanto en forma aislada como crónica y, además, la presunción de contacto con elementos cancerígenos como el asbesto presente en restos de obra provenientes de construcciones antiguas” señala en relación a los daños en la salud.

Mientras que además sostiene, que “El halo de ilegalidad que pesa sobre el predio incluye la inexistencia de estudios de impacto ambiental, la inexistencia de controles gubernamentales y escases de datos fidedignos acerca de la empresa concesionaria del mismo”.

La nota firmada por los vecinos, también explica que a “Las organizaciones, instituciones, entidades y empresas expresamos el repudio a la grave afección que esta planta provoca en el ambiente y exigimos al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires el cese de las actividades en el predio y el aprovechamiento del mismo en nuevas actividades que no impliquen el menoscabo de la calidad de vida de la comunidad de la zona. A tal fin se conforma esta mesa de trabajo que tiene como principal meta el efectivo cumplimiento de las exigencias antes dichas y la elaboración de un proyecto superador que no solo logre cesar con la actual situación sino que, por el contrario, tienda al estudio y mejoramiento de las condiciones ambientales de la zona y el perfeccionamiento en material de reciclaje”, concluyen.

Related posts

Trabajadores de hospitales porteños, en contra de la decisión del Gobierno de unificarlos

Periodico Nuevo Ciclo

Horacio Minotti : “Los medios barriales son medios de cercanía”

Crece la donación de órganos en la Argentina